Laboratorio de Zooarqueología y Tafonomía de Zonas Áridas (LaZTA)


Facebook
Twitter
Instagram

Creado en el año 2006, con sede en el Museo de Antropología de la Facultad de Filosofía y Humanidades de UNC, el Laboratorio de Zooarqueología y Tafonomía de Zonas Áridas (LaZTA) tiene por finalidad desarrollar diferentes líneas de investigación sobre los problemas arqueológicos de las zonas áridas de Sudamérica, particularmente el Cono Sur, a partir del registro arqueofaunístico y tafonómico, así como también sobre aspectos metodológicos y teóricos generales de estas disciplinas.

Este laboratoroio se puso en marcha gracias a un subsidio de CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina) y posteriormente de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNC. 

Se trata de un espacio institucional del Área Científica del Museo de Antropología – IDACOR (CONICET-UNC), desde el cual se desarrollan estudios que aportan a la comprensión de las relaciones entre las poblaciones humanas y la fauna de los Neotrópicos  -la región biogeográfica que abarca a Sudamérica-, así como del registro arqueofaunístico resultante -que involucra una serie de procesos conocidos como procesos tafonómicos-.

A través de su equipo de investigadores, se busca generar conocimiento  sobre estas cuestiones y su relación con la historia biogeográfica del Cono Sur y de los Neotrópicos en general.  Asimismo, este conocimiento constituye una herramienta muy útil para las investigaciones tafonómicas y zooarqueológicas en escala local.

Cráneos de Camélidos (de izq. a der. Vicuña, Guanaco y Llama), parte de la colección osteológica del LaZTA

De esta manera se busca dar cuenta de algunas de las particularidades que presentan las interacciones entre humanos y animales, y de las propiedades del registro resultante, respecto de otras regiones biogeográficas. 

A largo plazo, se busca profundizar el conocimiento sobre las poblaciones humanas que habitaron la región en el pasado, así como también sobre las comunidades faunísticas del Cuaternario, ya que el registro arqueofaunístico constituye una valiosa fuente de información en este sentido.

Las colecciones osteológicas animales de referencia

Una de las tareas que se desarrolla habitualmente dentro del LaZTA consiste en la curación de restos óseos animales para conformar colecciones de referencia que asistan a las investigaciones arqueólogicas.

​Las colecciones osteológicas de referencia son colecciones biológicas, que según las definiciones de John Simmons y Yaneth Muñoz-Saba, son consideradas patrimonio de interés para la humanidad, puesto que consisten en una de las más importantes fuentes de conocimiento sobre nuestra biodiversidad.

Por lo tanto, el trabajo con este tipo de colecciones busca garantizar y preservar su permanencia y accesibilidad a lo largo del tiempo, mediante un tratamiento adecuado para cada ejemplar. Así, la colección de este laboratorio podría pensarse como una biblioteca de huesos y otros materiales de origen animal, cuya consulta permite indagar en varios aspectos de la vida de humanos y animales del presente y el pasado. 

Materiales ostelógicos curados y dispuestos para consulta.

Metodología y usos

​Primero se realiza la recolección de los restos faunísticos para su uso como material comparativo y ​se procede a la limpieza y tratamiento inicial. Luego, se realiza la curación final, catalogación y puesta en valor con el fin de que la colección pueda ser accesible a consulta. 
Es importante acceder a una colección de referencia amplia porque un sesgo en la misma puede condicionar el resultado del análisis de los materiales. 

Limpieza de materiales osteológicos. 

Trabajar con colecciones de referencia también es importante para la formación de recursos humanos, puesto que el contacto con los materiales óseos resulta muy productivo para conocer la anatomía de los animales. De esta forma se logra afinar el análisis zooarqueológico.  Identificando, por ejemplo, las  características típicas de grandes grupos faunísticos o ​descubriendo similitudes entre restos óseos que nos pueden ayudar a identificar partes anatómicas de los animales.  

​(*) Esta nota ha sido realizada en base al trabajo presentado y expuesto en las II Jornadas de Jóvenes Investigador*s: Producir, inventar, comunicar saber(es), bajo el título “El trabajo con colecciones osteológicas animales y sus usos pedagógicos”, por las estudiantes de antropología María Florencia Arias y Paola Carmona.  

Nota relacionada: La biodiversidad y la importancia de una perspectiva histórica de largo plazo