“El patrimonio es de todxs”


Paloma Laguens, –Técnica Asistente para el Registro Fotográfico de Colecciones Antropológicas e integrante de la Reserva Patrimonial y Archivo del Museo de Antropología UNC – CPA – Instituto de Antropología de Córdoba – Conicet– , habla sobre el valor que adquiere la digitalización fotográfica de piezas y colecciones que atesora la Universidad Nacional del Córdoba.

En uno de los extremos de Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba, precisamente en la cara sur del Pabellón Argentina junto al Comedor Universitario, se localiza la Reserva Patrimonial y Archivo del Museo de Antropología de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba.

Desde 1942, la Reserva atesora colecciones antropológicas que comenzaron a ingresar mediante adquisición, canje con otros museos, cesión, o como producto de las investigaciones realizadas a lo largo de más de 70 años. Allí se conservan, restauran y catalogan piezas y documentos institucionales que son parte del patrimonio cultural de nuestra región.

Las colecciones de la Reserva incluyen objetos arqueológicos, etnográficos y bioantropológicos que no se encuentran en exhibición. Es un trabajo arduo y meticuloso, que requiere especial cuidado en la manipulación de las piezas para su posterior estudio, catalogación y almacenamiento. 

Artesanías peruanas actuales, realizadas con tejidos arqueológicos

En el subsuelo, donde se resguardan diferentes colecciones de objetos y restos humanos, lxs trabajadores de la Reserva deben realizar su trabajo bajo los niveles adecuados de humedad y calor para generar el menor impacto posible en los materiales.

En mayo de 2010 comenzó a tomar lugar en la Reserva el “Proyecto de apoyo a la informatización de los archivos documentales y colecciones del Museo de Antropología”. Este proyecto tiene por objetivo digitalizar las piezas y objetos antropológicos que preserva el Museo de Antropología y la Reserva. Dentro de esta labor, el registro fotográfico es una herramienta tan útil como necesaria para preservar y registrar de manera segura y organizada el valor patrimonial de cada pieza que atesora la Universidad Nacional de Córdoba.

Para conocer el valor que adquiere la digitalización de piezas y colecciones, dialogamos con Paloma Laguens, –Técnica Asistente para el Registro Fotográfico de Colecciones Antropológicas–, quien forma parte del equipo profesional de la Reserva Patrimonial y Archivo del Museo de Antropología y es parte de lxs especialistas del Instituto de Antropología de Córdoba – CONICET- UNC. 

Su labor consiste en fotografiar cada una de las piezas que componen las distintas colecciones de la Reserva Patrimonial. Gracias a su trabajo y su fuerte compromiso con la preservación patrimonial, Paloma y sus compañerxs de trabajo permiten que el acceso abierto a las colecciones resulte más ágil y didáctico. Recordemos que la Reserva también es un “espacio-sala” que trabaja en forma conjunta con el Museo de Antropología de la FFyH – UNC, donde acuden y consultan estudiantes curiosxs o investigadores, en busca de mejorar sus conocimientos sobre nuestro patrimonio cultural. Un patrimonio que, como apunta Paloma, es de todxs.

¿Cuál es la relevancia del registro fotográfico en relación al patrimonio cultural de una región y específicamente de las colecciones que atesora la Reserva Patrimonial del Museo de Antropología de la UNC? 

–Personalmente creo que una de las cosas por las que el registro fotográfico adquiere una  relevancia importante es el hecho de que permite y amplía el acceso de todxs al conocimiento del patrimonio de una región. Sosteniendo y militando la idea que el patrimonio es de todxs y por ende debe pensarse y estar disponible con un acceso abierto para toda la comunidad. Incluso si nos encontramos en una situación donde cada vez más se disminuye la presencialidad, me parece que el registro fotográfico realizado por las instituciones, en este caso el Museo de Antropología de la UNC que atesora patrimonio, adquiere hoy una relevancia impensada.

¿Qué valor adquiere la fotografía digital como herramienta documental para el presente y el futuro de las nuevas generaciones?

– Hoy podemos decir que la fotografía digital adquiere un valor enorme como herramienta documental. Aunque es un valor que siempre tuvo y, al menos en el Museo de Antropología y su Reserva Patrimonial, siempre se le dio mucha importancia. Desde la Reserva –y personalmente desde mi trabajo–, siempre explotamos la herramienta digital de manera positiva y definimos metodologías de registro y documentación, basadas en la generación de conocimientos y preservación patrimonial para  “lxs que vendrán”. Es un trabajo que puede servir para las próximas generaciones, se tienen que entender, volviendo a la idea de que el patrimonio es de todxs. Esta herramienta documental debe ser de fácil acceso y entendimiento. Aunque el equipo de trabajo que hoy está en la Reserva mañana no lo esté, las imágenes digitales no tienen que perder valor.

¿Existe algún tipo de metodología particular a la hora de desarrollar tu trabajo en la Reserva?

– Sí, no sé si llamarlo metodología, pero sí hay aspectos y procesos a tener en cuenta a la hora de registrar colecciones: tanto cuestiones ligadas a la conservación, así como a la documentación y también otras relacionadas a técnicas del registro fotográfico en sí. Lo primero que pregunto es: ¿A qué colección pertenece el objeto y cuál es su número de inventario? A veces no tenemos esa información, entonces tratamos de definir con el equipo de trabajo qué nombre van a llevar esas imágenes digitales. Que se genere una imagen de un objeto pero que no tenga nombre genera que en poco tiempo la imagen pierda valor, porque no contamos con ningún tipo de información sobre esa pieza. Son aspectos que debemos tener en cuenta. 

Respecto a la conservación del objeto y la protección de lxs trabajadorxs, para realizar el registro es conveniente el uso de guantes, guardapolvos y en algunos casos barbijos. Por último, algunas cuestiones técnicas, pero no menos importantes, es el uso de una escala métrica y de color que sirve como referencia; tomar fotografías de todos los lados del objeto. A veces algunos objetos tienen alguna particularidad, entonces le sacamos algunas más para que quede registrado. Yo personalmente uso la luz natural y un fondo homogéneo, que en la Reserva definimos que sea blanco. De todos modos no hay leyes únicas y generales para todo lo anterior, cada institución cuenta con diferentes recursos pero lo importante, creo, es optimizar lo que se tiene para el trabajo de digitalización.

¿Qué imaginás o te gustaría registrar después que pase este tiempo de miedos y virus? 

–Sinceramente es algo que hablamos mucho con amigxs. Y me cuesta mucho pensar o no puedo dimensionar cómo va a ser el mundo después que pase este tiempo. Me cuesta mucho imaginar escenas que amo registrar, como son las marchas en las calles colmadas de gente, después de este tiempo. Pero seguro me gustaría registrar las caras y sonrisas que vamos a tener cuando nos volvamos a ver.

Gasa prehispánica. Colección peruana.



Reportaje: Damiana Cuello, Carlos Martoglio, Irina Morán – Área de Comunicación del Museo de Antropología de la UNC.


Fotografías: Paloma Laguens- Técnica Asistente para el Registro Fotográfico de Colecciones Antropológicas